Propuesta: La identidad da la cara

Transformación: llega el momento de la identidad digital

La fijación de los parámetros que caracterizan una identidad digital de personas físicas y para personas jurídicas y “no-personas”, y el establecimiento de los procesos de identificación, autenticación y reconocimiento, atributos, permisos, límites, trazabilidad y auditabilidad en el contexto de la IAM -ampliamente entendida-, que garanticen el ejercicio de derechos y el cumplimiento de obligaciones en el entorno ciberfísico en el que nos estamos sumergiendo, siguen siendo uno de los grandes problemas por resolver para enfilar una digitalización confiable a cualquier escala.

Hasta tal punto lo es que la Comisión Europea considera como uno de los retos esenciales que están sobre la mesa construir una identidad digital segura, en la que, en palabras de su presidenta, Ursula von der Leyen, “… confiemos y que cualquier ciudadano pueda utilizar en cualquier lugar de Europa para cualquier operación, desde el pago de sus impuestos hasta el alquiler de una bicicleta. Una tecnología con la que nosotros mismos podamos controlar qué datos compartimos y cómo se utilizan”.

El problema se agrava cuando, además, incluimos en la ecuación escenarios empresariales (empleados, colaboradores, proveedores y terceros) e interorganizativos, en los que es menester acreditar la identidad y la ‘capacidad de hacer’, además, en escenarios multinacionales y multilegislativos.

En IdentiSIC 2020 se intentará esclarecer el momento específico en el que se encuentra hoy la concepción de la identidad digital, la IaM/CIaM, la PAM, al tiempo que se tomará la temperatura a la madurez de las distintas tecnologías y sistemas que sustentan su seguridad técnica y la de sus procesos de gestión.

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para facilitar la navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies