Aspectos clave para minimizar los riesgos de ciberseguridad en una Smart City

Las tecnologías de la información y comunicación se han convertido en indispensables. La dependencia de la tecnología que tenemos en nuestro día a día es palpable, en transporte, sanidad, energía, en el trabajo y en los trámites con la administración pública. Alquilar una bicicleta, ampliar el tiempo de estacionamiento de nuestro vehículo, o alargar el periodo de préstamo de un libro de la biblioteca con un simple SMS o aplicación móvil, son algunos ejemplos de esta nueva realidad. Las ciudades por tanto, se han visto obligadas a adaptarse a estos hábitos y necesidades, incorporándolas en todas sus vertientes. Esta transformación en los espacios urbanos, incorporando el uso de las TIC como parte de la rutina diaria, es lo que nos permite definirlas como más inteligentes. Sin embargo, esta mayor conectividad del ciudadano a través de la tecnología con la ciudad, a través de sus servicios, de sus infraestructuras, hace que ambas partes se vuelvan más vulnerables. Veremos cómo se puede mitigar y reducir ese riesgo, aplicando las medidas de seguridad apropiadas en cada nivel.

Uso de cookies

Para poder acceder a este sitio web es necesario que preste su consentimiento para que el mismo pueda almacenar o acceder a cookies en su dispositivo.

Puede otorgárnoslo haciendo clic en “Aceptar”.

También puede obtener una información más detallada accediendo a nuestra. Política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies